Barra lateral

29 octubre 2010

No me apetece poner fotos

Joder otra vez he estado años sin escribir nada... Bueno no importa porque no soléis leerlo.

He estado en un lugar extraño, con gente rara y cachis a 4 euros. Los de allí lo llaman León, entre gruñidos. La muralla la hicieron con cantos del río y San Isidoro la pintó el sobrino tuerto de un pobre. Es bonito por lo inocente del asunto. Pero le falta aquello que los ingleses llaman flow.

En cambio sí que hay un elemento propio de la gente leonesa que es digno de mención: no os imagináis el naso (porra, o nariz para los de Burgos, que son los únicos que saben hablar bien como todo el mundo sabe) que se gastan las leonesas (nativas hembras). Joder las hay de otdos los tamaños, pero ni una normal. Y la que podría con mucho esfuerzo y peloteo al jurado entrar en la categoría de nariz asumible al género humano resulta que o es gorda o se come los mocos propios y ajenos. No hay tía, por buena que esté, que sea sexy si se come sus mocos. Menos aún su cerumen. Pero ojo. Hay gente a la que le gusta que se coman su caquita. Yeah.

Su popó.

En fin, que las leonesas gastan unas narices en las que se puede instalar un telesilla de ascenso. En vez de comer picotean. Pero hay más. El húmedo esta bien. Te dan tapas. Y eso me llevó al intenso debate de si es lícito tomar sopas de ajo cuando ya estás bebiendo cerveza y preparando el pedo. ¿No os parece que es confundir al estómago con tanto líquido? Mi buen amigo Pani, al que hay que alimentar cada dos horas para que no se ponga nervioso y se fume dos paquetes d etabaco y uno de un señor, quería hacerlo. Le detuve. Podéis llamarme héroe o villano, pero no os podéis quedar indiferentes ahcia el objeto del debate: ¿Beber sopas de ajo mientras alguien por detras grita "hiii--daaal-gooo, hii--dal---go"? Mi respuesta es "no señor, muérase". La vuestra...

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...